Random header image... Refresh for more!

“El Secreto” Parte 2

De un artículo  en el Associated Press titulado: “El Secreto: Grandes Ventas, Fuertes Críticas:” Si bien el secreto se ha convertido en un fenómeno cultural, también ha atraído a críticos que no dudan de etiquetar el movimiento como una moda, vergonzosamente materialista o el ejemplo más reciente de la tendencia Estadounidense de querer algo a cambio de nada. Algunos médicos profesionales sugieren que incluso que podría dar lugar a una mentalidad de culpar a la víctima y, de hecho ser peligroso para las personas que padecen enfermedades graves o trastornos mentales. . .. Al igual que con muchos éxitos editoriales, el “Efecto Oprah” jugó un papel muy importante. Winfrey dedicó dos shows en febrero a El Secreto y Larry King y Ellen DeGeneres también lo promovieron en sus programas. Inclusive se burlaron de el en el programa Saturday Night Live, cuando un hombre que retrata a un refugiado en la región de Darfur, en Sudán fue acusado de tener pensamientos negativos. Sin embargo, el temor de que el secreto dará lugar a una mentalidad de culpar a la víctima es una afirmación muy seria de los críticos. Por ejemplo, el libro rechaza las condiciones tales como una predisposición genética al sobrepeso o una tiroides lenta como ‘disfraces del pensamiento para pensar “pensamientos gordos.”‘ Y en aquellos momentos en que se perdieron enorme número de vidas, el libro dice que, la frecuencia “de los pensamientos de dichas victimas coincidía con la frecuencia del evento.”

Así que, de acuerdo con El Secreto, las víctimas del Holocausto fueron los responsables de su exterminio, la víctima de una violación “lo esta pidiendo”, y la gente en Darfur son asesinados a causa de los pensamientos negativos. Podemos ver que, este es un buen ejemplo del tipo de simplificaciones y confusiones típicas del enfoque de la Nueva Era a la conciencia-como-causa, y una a la cual la teoría de Campo considera particularmente atroz y vergonzosa. Nuestra respuesta cuando se nos pregunta cómo se explica el Holocausto y otros acontecimientos trágicos es que no contestamos. Reconocemos que la decencia impone un límite de hasta qué punto la teoría puede o debe estar dispuesta a ir, y no especulamos acerca de las experiencias de personas que no están presentes en la conversación participar y puedan presentar su experiencia de primera mano. No tratamos conservar nuestro modelo teórico a sus expensas. Es cierto que muchos de los que han pasado a través de la teoría de Campo que han sufrido y sobrevivido tales experiencias encontraron que no estaban más allá del alcance de la práctica de Campo para revisar y redimir, y que los principios aplican incluso en casos tan graves, pero esto era algo que ellos debían decidir hacer, no nosotros.

El gran error de El Secreto y muchos otros modelos, algunos de ellos mucho más rigurosos y reflexivos, es la incapacidad de reconocer e incorporar la paradoja y lo que nosotros llamamos la “dialéctica” en sus principios y prácticas. Como hemos dicho en la Parte #1 de este articulo, la creencia en un problema lo suficiente como para ponerse a “crear conscientemente” su solución ya nos coloca en una posición de jaque mate. El juego ha terminado antes de empezar, porque la creencia, no la visualización, no el rezo, no las afirmaciones, no el desear o esperar o conocer “El Secreto” es lo que crea. Esto tiene una implicación de largo alcance, es decir, que no podemos usar nuestra conciencia creativa para crear las condiciones. Podemos, sin embargo, creer en las condiciones deseadas por su propio bien, o como decimos nosotros, por el bien del alineamiento en vez de la manifestación. Aquí es donde la práctica debe terminar. Este es el oasis en el desierto de la contradicción del cual nos apartamos en el momento en que permitimos que nuestra practica sea estratégica.

Y este hecho en realidad parece ser algo así como un secreto. Por lo menos la Nueva Era no parece saberlo. Este elemento esencial de la paradoja-que es una de las primeras cosas que enseñamos a nuestros estudiantes, y cambia su visión de quiénes son, de lo que significa ser consciente y creativo, y como resultado, cambia su vida de muchas maneras, todas para mejor. No hay un “secreto” que nos lleve a nada que no ganemos a través de la voluntad de vivir de acuerdo con la versión de nosotros mismos a la que corresponde lo que queramos, y además, de hacerlo por su propio bien y no como parte de una estrategia. Crear conscientemente, resulta, es un acto de amor, un acto de entrega del yo con el ideal en lugar de tratar de hacer que pasen las cosas en este mundo. No podemos escapar de los supuestos de nuestra propia conciencia. Cuando el momento creativo se celebra con amor y no por algún efecto deseado, entonces y sólo entonces estamos operando en el nivel de la causa. Esto significa que no es suficiente para nosotros visualizar. Tenemos que convertirnos en lo que queremos, hasta que toda la experiencia de la falta se ha desvanecido y se convierte en la alegría de llegar a casa a nuestro ideal. Luego, en lo que a nosotros respecta, el mundo puede venir si quiere o no. La identidad informa la conciencia, no puede ser utilizado como una técnica para manipular los hechos. Cualquier persona que practica este método correctamente, o sea que lo hace sólo por amor al ideal, descubrirá un secreto muy grande.

1 comment

1 Dana Benarroch { 01.23.13 at 11:14 pm }

Qué belleza el último párrafo.

Todos los que estamos en este planeta estamos en procesos de descubrimientos, aprendizajes, investigaciones, ensayos y errores. Pretender que alguna teoría, descubrimiento científico, o corrientes filosóficas son la última palabra o la verdad absoluta sin cabida a discusiones es, no sólo inútil sino miope.
Todos estamos aquí para aprender unos de otros, de las confrontaciones salen nuevos descubrimientos y eso es bueno.
Por eso, de todo lo que estudio de la “Nueva Era” me voy quedando con lo que me aplica y me sirve para mi crecimiento y felicidad. Aún dándome cuenta de sus posibles “fallas” o incongruencias o inaplicabilidades en casos específicos como el holocausto o una violación. Todavía estamos muy lejos de la comprensión total y absoluta del Universo, de la vida, de la mente, de los mares…etc,etc,etc.

Lo que es altamente rescatable, valioso y maravilloso es la profundización que estamos haciendo en el ser, en el amor, en el interior de uno mismo, sin mirar tanto afuera, a los demás, a las comparaciones y competencias de quién tiene más razón o es más sabio o encontró la Verdad Absoluta.

La competencia más útil es la del yo con yo. La del mejoramiento continuo de mis propias capacidades. Se vale tener musas inspiradoras como testimonios de que se puede llegar a esos niveles, siempre y cuando mantengamos el centro de la competencia en uno mismo. Esto lleva obligatoriamente a la unión con la esencia, a la auténtica identidad, a la auténtica felicidad, a la paz y dicha, a estar por encima del bien y del mal.

La alineación con el ser interior abre las autopistas cósmicas. :)

Leave a Comment